Pierde-gana

Nadie sabe quien inventó la modalidad Pierde-gana, conocida en inglés como Losing Chess, pero su origen es lejano. Aunque un juego algo similar, denominado Tómame (Take Me) se jugaba en la década de los setenta del siglo XIX, estamos casi seguros de que el Pierde-gana se practicaba mucho antes de esa fecha. Casi todos los jugadores han jugado al Pierde-gana alguna vez, aunque probablemente con escasa comprensión de sus sutilezas. El objetivo del juego lo evidencia su propia denominación: para ganar has de perder. La denominación americana “Giveaway Chess” es más descriptiva, si bien existen algunas denominaciones extranjeras todavía mejores, como por ejemplo la francesa “Qui perd gagne” -que es la que hemos usado para denominar a esta modalidad en español-. Esta variante ha sido objeto de serias investigaciones por parte de Fabrice Liardet and John Beasley, entre otros.

Las reglas son sencillas:

1) Las capturas son obligatorias. Ahora bien los jugadores pueden elegir entre las diversas capturas que tengan a su disposición.

2) El rey se comporta como cualquier otra pieza, por lo que no es obligatorio zafarse de los jaques.

3) Al coronar los peones pueden transformarse en reyes.

4) El objetivo del juego es quedarse sin las piezas propias o quedarse sin poder efectuar movimiento legal alguno (ahogado), que suele ser un final sorprendentemente muy común.

Existen otras versiones menos practicadas, que pueden ser ignoradas aquí.

El juego parece dar la impresión de que se desarrolla de forma mecánica y que las largas secuencias de capturas forzadas únicamente entretienen a los espectadores y al vencedor, pero un acercamiento más detenido al mismo demuestra que no es así. Es cierto que el juego tiene debilidades, que el número de aperturas seguras para ambos bandos  es limitado, pero no es menos cierto que jugarlo bien no es tarea sencilla.

Le mostramos una posición artificial en la que a las negras sólo les queda un peón y en la que las blancas poseen todas sus piezas.  Si mueven las negras, entonces ganan porque se hallan en posición de ahogado. Si mueven las blancas, vencen éstas.

Your Generated Chess Board

Blancas juegan y ganan

1.b6 axb6   2.c5 bxc5   3.d4 cxd4   4.e3 dxe3   5.Af2 exf2   6.a7. Las negras pueden elegir entre coronar caballo, alfil, torre, dama o rey. Veamos que ocurre en cada caso:

A) 6… f1= C   7.h4 Cxg3   8.Tg6 Cxf5   9.Da1 Cxh4   10.Ab7 Cxg6   11.Db1 Cxf8   12.Ah1 Cxd7   13.Ce5 Cxe5   14.Axc6 Cxc6   15.Cc4 Cxa7   16.Db5 Cxb5   17.Ca3 Cxa3.

B) 6… f1= A   7.Ag2 Axg2   8.Th3 Axh3   9.g4 Axg4   10.Dc4 Axf5   11.Tg8 Axd7   12.h3 Axh3   13.Tg2 Axg2   14.Dd5 Axd5 15.Cc4 Axc4   16.a8=A Axf7   17.Ad5 Axd5.

C) 6…f1 = T   7.Tc8 Txf5   8.Db1 Txf7   9.Ad5 Txd7   10.Tc7 Txc7   11.Ae4 Txd7   12.Da2 Txa2   13.Tf6 Txb2   14.Ad5 Txh2 15.Tf2 Txf2   16.Ag2 Txg2   17.g4 Txg4.

D) 6…f1 = D   7.Rc7 Dxf5   8.Cd6 Dxf8   9.Ce4 Dxh6   10.Ad5 Dxh2   11.Cf2 Dxf2   12.Dc4, etc.

E) 6…f1 = R   7.Ag2 Rxg2   8.h4 Rxg3   9.Tc6 Rxh4   10.Cg5 Rxg5   11.Td8 Rxf5   12.Tf6 Rxf6   13.Df7 Rxf7   14.Re6 Rxe6   15.Td5 Rxd5   16.Cc4 Rxc4   17.a8=T gana. El final torre contra rey es teóricamente sencillo.

Aperturas

Tres jugadas iniciales de las blancas pierden de inmediato ante el juego correcto de las negras: 1.e4, 1.d4 y 1.d3. Veamos un ejemplo con 1.e4:

Partida ganada por D. Bronstein:

1.e4?? d5   2.exd5 Dxd5   3.Cc3 Dxg2   4.Axg2 b6   5.Axa8 Cc6   6.Axc6 a5   7.Axe8 Cf6   8.Axf7 Ae6   9.Axe6 Cd7   10.Axd7 e6   11.Axe6 Tg8   12.Axg8 g6   13.Axh7 c5   14.Axg6 a4   15.Cxa4 c4   16.Cxb6 Ac5   17.Cxc4 Axf2.

Otro ejemplo: 1.e4?? b5   2.Axb5 Cf6   3.Axd7 Cxe4. En este momento la partida puede seguir por distintos derroteros dependiendo de si las blancas juegan Axc8 o Axe8. Ninguna de las dos ofrece la salvación:

a) 4.Axe8 Dxd2   5.Dxd2 (si 5.Axf7 Dxc1   6.Dxc1 Cxf2   7.Rxf2 Tg8, etc.) 5…Cxd2   6.Rxd2 Tg8   7.Axf7 c5   8.Axg8 g6   9.Axh7 e5   10.Axg6 e4   11.Axe4 Cc6   12.Axc6 Ab7   13.Axb7 Tc8   14.Axc8 a6   15.Axa6 c4   16.Axc4 Aa3   17.Cxa3.

b) O 4.Axc8 Cxd2   5.Axd2 Dxd2   6.Dxd2 Ca6   7.Axa6 Tc8   8.Axc8 f5   9.Axf5 Tg8   10.Axh7 c5   11.Axg8 e6   12.Axe6 c4   13.Axc4 a6   14.Axa6 g5   15.Dxg5 Rd8   16.Dxd8 Ae7   17.Dxe7.

David B. Pritchard ofrece ejemplos con aperturas iniciadas con 1.d4 y con 1.d3 en su excelente obra Popular Chess Variants (2000), 1ª edición, Londres: B.T. Batsford Ltd, pág. 34.

El Pierde-gana es una modalidad en la que es difícil dar consejos generales. Las aperturas más seguras para las blancas, según Pritchard, son 1.e3, 1.b3, 1.Ca3 y 1.Ch3. Otras salidas han sido poco exploradas. El movimiento favorito de los jugadores fuertes es 1.e3, actualmente aceptado como el mejor. La mejor réplica para las negras es probablemente 1…e6, si bien jugadas como 1…b5, 1…b6 y 1…c6 son jugables o, al menos, no han sido desacreditados. En las etapas tempranas de la partida, procura dar libertad a tus piezas sin comprometer la estructura de peones. El medio juego es una batalla por el dominio. El juego tiende a ser un poco estereotipado hasta  su entrada en el final. En los finales de partida los peones son particularmente débiles, como pudo observar en el ejemplo de arriba.

Finales

Es en esta fase del juego en la que se aprecia la complejidad y la belleza de esta modalidad. Mientras que en el ajedrez ortodoxo los finales de tres o cuatro piezas son harto conocidos y son la especialidad del jugador medio, en el Pierde-gana muchos finales de dos piezas necesitan mucha atención y los de tres o cuatro piezas a menudo únicamente pueden ser resueltos con la ayuda de una computadora.

Un inusual atractivo del Pierde-gana, casi único entre las variantes del ajedrez, es que la promoción de un peón, comúnmente en torre o rey, ocurre con bastante frecuencia. Veamos uno de estos finales:

Your Generated Chess Board

En la posición de arriba las blancas ganan con 1.a8 = T, ya que la torre forzará al rey a ir a una esquina donde quedará en zugzwang. Por ejemplo, 1…Rd5   2.Ta7 Rc5   3.Te7 Rb4   4.Td7 Rb5   5.Td3 Ra6   6.Tc3 Ra5   7.Tc7 Ra4   8.Tc6, etc.

David B. Pritchard amplía el estudio de finales en esta variante en las páginas 35 a 38 de su magnífica obra Popular Chess Variants (2000), 1ª edición, Londres: B.T. Batsford Ltd, que le invitamos a conocer.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: